prueba manejo modelo 3 tesla

Un gran ejemplo

Este sedán estadounidense ofrece gran diversión, sea por adrenalina o por humor.

Es verdad, el mundo aún está lejos del punto en el que estará listo para los autos eléctricos. Pero cuando esté, queremos uno como este Model 3.
Primer auto fabricado a gran escala por la marca Tesla, el Model 3 muestra que la empresa sabe aprender de sus errores y con un auto cuyas posibilidades de problemas serían teóricamente aún mayores debido precisamente a su mayor volumen de producción, pasa lo opuesto, su menor sedán resulta su coche mejor hecho.
El diseño exterior parece raro a algunos –nos incluimos- en su parte frontal. Tal vez porque estemos acostumbrados a autos sin parrilla, o tal vez porque el tema no haya sido tan bien resuelto como lo fue por otros fabricantes. Pero el resto del coche nos encanta. Las líneas son armoniosas, dinámicas, incluso sensuales. Minimalismo es lo que define al auto, por fuera y por dentro. No hay una chapa en la que poner una llave. No hay molduras o marcos que “ensucien” estéticamente su forma exterior. Las manijas son empotradas y quedan al ras de la carrocería. Estamos seguros que los espejos retrovisores solo están ahí debido a legislación, pero la marca gustosa hubiera puesto unas más eficientes y menos vultuosas cámaras en su lugar.
Por dentro solo hay botones en las puertas: uno para abrirlas y otros para accionar los cristales y en el volante, que pueden servir como un “mouse” de computadora para aceptar algún comando o para ajustar los espejos exteriores. En el tablero no hay un solo botón, todo se resuelve a través de la enorme pantalla central que guarda velocímetro, odómetro y todas las demás funciones del auto, incluyendo algunas que deberían tener mandos propios, como los limpiadores de parabrisas.

modelo 3 tesla

Buen humor y gran manejo

Al comprar un Modelo 3, adquieres un coche que viene con 4 años de internet incluidos. Gracias a ello tal vez un día amanezcas con una actualización de software que puede mejorar sus funciones, tal vez con alguna sorpresa como más potencia o mejor rango de batería.
La inmensa pantalla te permite incluso jugar video juegos; ponerla en modo romántico donde se enciende una hoguera virtual; en modo navideño, que transforma el pequeño Model 3 en la pantalla en un trineo de Santa Claus e incluso jugar una broma, programando para que cuando alguien se siente en un determinado asiento, el coche simule que el invitado dejó escapar un gas de su cuerpo. Si no tienes buen humor, cuidado al subirse al Model 3. A nosotros nos pareció muy divertido.
La versión probada tenía batería de rango mayor, que te permite llegar hasta a 499 kilómetros con una carga. Esa autonomía naturalmente cambia de acuerdo con formas de manejo, el peso que se transporte, uso del aire acondicionado, etcétera.
Para cargarlo desde cero en un enchufe casero de 110 voltios son necesarias nada menos que 55 horas. Pero si pones un medidor con carga de 220 voltios ese número baja a la mitad y con uso urbano y carga nocturna diaria, no será problema para la mayoría de las personas. La otra es usar los cargadores de los centros comerciales o buscar uno de los aún escasos supercargadores de Tesla en el país, que pueden poner hasta 80% de la carga en 40 minutos. En algunas carreteras hay ese tipo de cargadores y se puede ir, por ejemplo, de Guadalajara a Puerto Vallarta, haciendo una parada programada en Compostela.
Qué gran coche es el Model 3. Los problemas de malos acabados que se ven aún en el Model S y en el Model X, no existen. El manejo es rápido (4.6 segundos de cero a 100 km/h), preciso y muy agradable. Si acaso la suspensión podría tener un ajuste algo más cómodo.
Sí, el mundo aún no está realmente listo para los autos eléctricos, pero cuando lo esté, queremos uno que sea, mínimo, como el Tesla Model 3.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí